4.- Restauración ambiental en la región de Marqués de Comillas, para coadyuvar en la conservación de la

        selva y aumentar la conectividad del paisaje a través de la recuperación de la vegetación

La deforestación es uno de los procesos que provoca mayor pérdida de biodiversidad, especialmente en el trópico. Cuando los ecosistemas han sido degradados a un punto en el que no pueden retornar a su condición original por sí solos, es necesario implementar actividades de restauración, como un intento de “reparación” o “reversión” de los efectos causados por el deterioro. La restauración puede plantearse como una estrategia de manejo que busca revertir los efectos degradantes de ciertas actividades humanas (p.ej., contaminación, erosión y sobrepastoreo). Esta estrategia puede estar formada por múltiples herramientas o acciones, dependiendo del sitio a restaurar y de su contexto, como por ejemplo su nivel de degradación, el tipo y magnitud de disturbio que lo ha afectado, los recursos disponibles, entre otros.

Desde una perspectiva técnica la restauración también provee herramientas útiles para enfrentar varios problemas de conservación, como los efectos de borde y fragmentación, la generación de bancos genéticos ex situ, la conservación integrada y el desarrollo sustentable. En ecosistemas críticos deforestados (riberas de ríos, arroyos o manantiales, así como terrenos ganaderos rodeados de selva), Natura Mexicana desarrolla modelos para su restauración.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 by Natura Méxicana.